Luis Lacalle Pou, y el canciller, Ernesto Talvi, y las invitaciones cursadas o evitadas a gobiernos extranjeros a la ceremonia del 1 de marzo.



Ir a la fuente